Seferina del Carmen Rodriguez Copa nuevo

Seferina del Carmen Rodríguez de Copa (Salta)

Nació en Santa María, Catamarca, el 6 de enero de 1916. A los pocos años, la familia se mudó a Salta ya que su padre consiguió trabajo en la construcción del Ferrocarril Trasandino. Se instalaron entonces en Campo Quijano y, como hermana mayor, Seferino tuvo que hacerse cargo del cuidado de sus hermanos menores.
Como resultado de las duras exigencias de la vida rural que le tocó vivir y las crisis que se desataron en aquella época en el país, Seferina, no tuvo oportunidad  de acceder a una formación académica. Sin embargo, sus inquietudes la llevaron a ser autodidacta.
En 1940, se casó con Francisco Copa, un obrero ferroviario que, como su padre, trabajaba en el  Ferrocarril Trasandino. Tuvieron siete hijos.
En Tolar Grande, Seferina se hizo fanática de la radio, único medio de comunicación para acceder a las noticias de la vida política nacional. Escuchaba atentamente los discursos de Perón y Evita y tanta era su emoción que inició una intensa prédica del peronismo en su pueblo. Todos los días bordeaba las montañas a lomo de burro para hablar con las mujeres, les explicaba cuestiones relativas al censo, la libreta cívica y el empadronamiento. Y, por supuesto,  recibía muchas críticas de los maridos: “no aparezcas más por aquí, Seferina, no molestes. Ándate a cocinar”. Pero Seferina no se achicó y tiempo después fundó la primera unidad básica del Partido Peronista Femenino en Campo Quijano, ubicada en la calle 9 de julio 249.
Un día, Evita mandó a llamarla y Seferina viajó por primera vez a Buenos Aires. “Apenas nos encontramos, Evita me señaló el asiento y se acomodó a mi lado. Fue una charla de igual a igual. Ese día me hizo su propuesta: -‑Quisiera que te presentes como candidata a diputada por tu provincia. -‑¿Yo, señora? ¿Yo, que vivo en un pueblo cordillerano de Salta, con mi marido peón y mis siete hijos? No tengo estudios para un cargo así. Evita me contestó: -Seferina, lo que necesita el país es gente leal y trabajadora‑. Así comenzó la ruta que la llevó al Congreso.”
Seferina ejerció su cargo hasta el golpe de 1955. Como todas las mujeres peronistas, fue perseguida y encarcelada. 
Comando Evita 2020 - Diseño Leandro Sturla